lunes, 5 de diciembre de 2016

Empezando

Vuelvo a escribir porque me ayuda a hacer las cosas mejor. Anoche me fui a la cama a las 23:30 y puse el despertador para las 06:15. Dormí poco y mal (me fui a la cama con dolor de garganta y de Espalda); encima, tuve pesadillas y no paré de dar vueltas.
Desayuné (06:30) un kiwi, una tostada con aguacate y un yogur natural con nueces, miel y canela. Fui a trabajar y a media mañana (10:00) me tomé una pulguita con jamón cocido y queso fresco, más un cortado.
Almorcé a las 14:20 en casa de una amiga. Pidió chino y comí un poco bastante: arroz tres delicias, fideos de arroz con gambas, un rollito y pan de gambas. Luego fui a probarme algo de ropa, pero no compré nada.
Al llegar a casa, hice un batido de brócoli, espinacas, aguacate, kiwi, piña y jengibre, a ver si me suben las defensas, que la garganta sigue irritada. Después de eso, la mitad de un bocata con jamón cocido y queso.
Para cenar solo he tomado, de momento, una infusión de tomillo, miel, limón y jengibre. Lo del chino hubiera estado bien si no hubiera comido tanto, pero se trata de ir mejorando. Por cierto, tengo la regla, así que... que la fuerza me acompañe. Besitos.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Vuelvo a casa (y sin turrón)

No le pidas al año nuevo lo que solo depende de ti. Eso me he dicho y eso es lo que haré. Retomo la vida sana (aunque muchos buenos hábitos los he interiorizado ya).
Sara Tustra, mi báscula, ha dicho ahora, pasadas las diez de la noche (y después de merendar una hamburguesa con salsas, jamón, queso y huevo frito, más media bolsa de chips) que peso 97.3.

Intentaré que la cifra vaya menguando. Estoy en una etapa bastante dura (enfermedades graves de gente muy cercana), últimas asignaturas de esta carrera interminable (asignaturas que no toco, por mi manía de hacer todo menos lo que debería).

En fin, vuelvo. Y vuelvo para quedarme.

Pili, Javi, Rafa, me alegro de que sigan en la lucha.


¡A por los kilos, camaradas, que son muchos y grasientos!

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Un fiasco

Un fiasco de nutricionista, un fiasco de dieta, un fiasco yo como cliente… Muchos fiascos en dos meses.

Hay cosas que no van, menos aún si la nutricionista se ha acomodado y manda una dieta de 7 días para realizarla durante 38 días; encima, dicha profesional modifica solo 3 de esos 7 días después de cinco semanas de comer lo mismo; eso sí, cobra religiosamente. Me siento estafada no solo porque no me haya cambiado el menú, sino porque me dio vía libre para tomar algo insano (Cola light o Cola zero a demanda… WTF?) y vía libre también para tomar sal.

Tampoco yo soy seria como cliente, que conste, porque tenía dos opciones: mandarla a la porra o seguir la dieta a rajatabla, y no hice ninguna de las dos, hasta ahora, casi dos meses después. Además de eso, porque ya van mil años en esta situación y siempre acabo en el mismo punto: volviendo a empezar sin apenas haberme movido del punto de partida.

Peso: 99.5. Grasa: 40% (cuando empecé su dieta, tenía un 45% y pesaba 102.4, si mal no recuerdo).

Hoy he ido a la consulta de otra nutricionista: frutas, verduras, alimentos sin procesar, carne, pescado, tres cucharadas soperas de aceite al día… Cosas que no me gustan: prohíbe el aguacate, las uvas, plátanos, mangos, higos y mil frutas más. Sé que comeré aguacate porque es bueno para reducir el colesterol, y lo tengo alto, y porque son más sus propiedades beneficiosas que lo que me hará engordar. Me verá nuevamente el martes y me cambiará la dieta. Ha dicho que espera que logre bajar un kilo y medio en esta semana (me sobran tantos kilos que supongo que cree que si lo hago bien, lo conseguiré, aunque no me obsesiono con las cifras… yo lo haré bien y mi cuerpo que haga el resto).

Antes fui a caminar por la orilla de la playa durante 40 minutos. A los 15 ya quería parar porque me dolía todo, pero precisamente por eso decidí seguir caminando, ya que la solución para que el dolor disminuya es, justamente, la pérdida de peso. Espero seguir en este camino y, sobre todo, que no me pase lo de siempre. Solo de mí depende. Un abrazo.

P.D.: Lady Q, te echo de menos.

sábado, 3 de septiembre de 2016

Un pequeño pasito

Hola, hola.
Hoy empezaba a trabajar a las 08:30, pero llegué a mi lugar de trabajo una hora antes, así que me quedé en un parque que queda a diez minutos y estuve media hora caminando (4 min a paso muy rápido, uno más lento). Como llevaba música, no me costó nada. Aproveché para subir y bajar unos 12 escalones una veintena de veces. Me gustó por inesperado: lo pensé, me bajé tres paradas antes y lo hice.
Anoche hice 30 sentadillas. Ahora mismo haré 40. La dieta la llevo bien, aunque no al pie de la letra. Sin ir más lejos, esta noche tengo cena en casa de unos amigos. Comeremos verduras, pero de postre me tomaré una mousse de chocolate que hace mi amiga.
Mañana paso por sus blogs a comentar. Disculpen que no comente a menudo, pero no tengo wifi en casa y me conecto desde el móvil.
Un besazo y gracias por siempre estar.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Balance del primer mes de dieta

Ayer fui a la consulta de la nutricionista. Huelga decir, que la dieta no la seguí a rajatabla y que, incluso, osé saltármela con honores. Sin ir más lejos, ayer me comí un polo de chocolate y crema que debe tener calorías hasta en el envoltorio. Así y todo, he perdido cuatro kilos el primer mes. Poquito, lo sé, considerando que es el primero y que me sobran tantos kilos como 23 (en estos momentos).
Me cambió el menú de tres días. Elegí yo qué quería comer y ella adaptó la dieta.
Peso 98.4 y he bajado centímetros de pecho, cintura y cadera, así que podría haber sido peor, pero también podría haber sido mejor. Este mes procuraré hacer lo que me corresponde. Besitos.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Balance de la primera semana de dieta

Buenos días, camaradas.
El día que me pesó la nutricionista, la báscula marcó 102.4, como todos saben. Una semana después, y con la menstruación a cuestas, peso justamente dos kilos menos, 100.4.
Me mandó caminar todos los días una hora, sin embargo, no he ido ni un día. Lo que sí hice el domingo fue una hora de ejercicios en casa (zumba,un vídeo de Chris Powell, comba y mancuernas); no es mucho, pero esta semana me moveré más, pues es esencial para perder peso sanamente.
La nutricionista me verá el 30 de agosto, así que aún tengo 27 días para darlo todo. A veces me cuesta: anoche, sin ir más lejos, no paraban de tentarme las magdalenas que tiene mi novio en casa. Gracias a un amigo mío, que me anima mucho, opté por zamparme dos peras pequeñas (mi novio trabajó anoche, así que las magdalenas gritaban en stereo, pero ahí se quedaron, para ponerme a prueba otros días).
Ya les iré contando. Por favor, aprovechemos todos esta semana, que aún nos quedan cinco días por estrenar. Gracias a todos por leerme y por comentar. Muchos besos.

jueves, 28 de julio de 2016

Perdiendo lo recuperado

Hola, hola.
Ayer la señorita Tustra me dijo que ya voy por 100.7 kg, por lo que he perdido 1.7 desde el lunes, día del comienzo de la dieta.
Antes tenía unas ganas locas de comer por la noche; ahora es al revés. Por las mañanas tomo un yogur desnatado, un kiwi (o manzana o pera) y 30 gramos de pan con una cucharadita de AOVE.
A media mañana, una pulguita con serrano, pavo o jamón cocido.
Mi almuerzo de ayer consistió en ensaladilla rusa pobre (200 gr de papas sancochadas, zanahoria, cebolla, guisantes, atún y surimi). De postre, un trozo de sandía.
De merienda una natilla de chocolate (yujuuuu) y para cenar una ensalada con verde, tomate, jamón cocido (llevaba langostinos, pero me dio pereza), dos cucharadas de maíz dulce. De postre, una pera. Estas han sido algunas de mis comidas:

Hoy me hicieron una analítica de sangre, orina y heces, a ver si dan con lo que me produce la alergia.
Hoy probé el té frío de frutas del bosque y también me gustó. Lo compraré y tomaré ese y el de sabor pila colada con cola de caballo y té verde. Ya les iré contando. Besitos.